Segunda reunión:
Lunes 4 de enero de 2019  18:30h.
@ Core Dumped (bajo la rotonda)

Únete al grupo de Telegram

Q: ¿Qué es exactamente el Equipo de Hackatón?

Es una iniciativa con la finalidad de poder enseñar todo lo que sabemos a los compañeros que quieran aprovecharse de ello, para poder darles la oportunidad de autoformarse más adelante.

Q: ¿Cómo surge esta idea?

Es una idea que llevábamos mascullando un año. Por aquel entonces, teníamos la intención de formar a compañeros en una serie de competencias, tanto técnicas como profesionales, que les permitiera destacar entre sus iguales, y ofrecerles más posibilidades de cara a una futura contratación.

Q: ¿Cómo se organiza el programa?

La idea es muy sencilla: semana a semana, se realiza una reunión presencial, donde se analizan los resultados del trabajo de la semana anterior, y se definen las tareas a realizar para la semana siguiente. Durante esa semana, el programa pone a disposición de los estudiantes a otros compañeros, más especializados en las materias que pretenden aprender que ellos, de modo que puedan resolver sus dudas y echarles una mano, llegado el caso.

Q: ¿Qué ocurre si un estudiante no cumple con sus tareas durante una semana?

Si es la primera vez, no ocurre nada, salvo que se le comienza a acumular el trabajo. Las tareas deben entregarse siempre, independientemente de cuándo. Si el estudiante no consigue remontar el trabajo no entregado, y sigue acumulándose, generalmente esa presión le lleva a abandonar.

Q: Ahora que lo mencionas, ¿qué tasa de abandono tiene el programa?

Lo cierto es que es bastante alta. En la primera edición del programa, arrancamos con 42 estudiantes, de los cuales sólo 8 consiguieron acabarlo, 4 en cada una de sus variantes.

Q: ¿Variantes?

Sí. Durante las primeras semanas (aproximadamente 8), los estudiantes tienen tareas comunes, organizadas en distintas temáticas, que son desarrollo, videojuegos y diseño, en distintos niveles (fácil, intermedio y difícil). Durante éste tiempo, la finalidad es enseñarles competencias básicas de cada una de estas temáticas, generalmente en una dificultad fácil. Pasadas esas 8 semanas, los estudiantes tienen la opción de especializarse en una de las dos ramas de las que se dispone: desarrollo y videojuegos. En estas ramas, la dificultad fácil desaparece, para dar paso a los trabajos en equipo. La carga de trabajo parece aumentar, aunque diría que lo cierto es que se sobreentiende que los estudiantes ya tienen capacidades suficientes para hacer más en menos tiempo.

Q: ¿Es posible atender a las dos ramas de aprendizaje simultáneamente?

Sin duda, pero no lo recomendamos. Como digo, la carga de trabajo generalmente hace imposible que un estudiante pueda atender a las dos ramas a la vez, y cumplir con sus entregas. 

Sin embargo, siempre les animamos a, dado el caso de tener tiempo libre, intentar los hitos que se definen para la rama que no atienden oficialmente.

Q: ¿Qué clase de conocimientos se enseñan en este programa?

En el aspecto técnico, tratamos de centrarnos en tecnologías bastante amigables, y con buena proyección, como Javascript, CSS y HTML para el desarrollo web, o NodeJS (que es más Javascript) para el desarrollo de aplicaciones del lado servidor. Dado que había mucha gente interesada en el desarrollo de videojuegos, incluimos C# y el entorno de Unity como herramientas para poder satisfacer esa necesidad. En el aspecto profesional, es cierto que esas habilidades son más difíciles de entrenar, y generalmente requieren más tiempo del que disponemos, si queremos mantener el interés en aprender lo importante, pero mediante ciertas dinámicas introducimos ‘soft skills’ como el hablar en público, trabajar en equipo, o liderar equipos de
desarrollo.

Q: ¿Quién puede apuntarse a este programa?

Absolutamente cualquiera. Cualquiera que quiera aprender, formarse, y no se conforme con ser un estudiante más. Lo único que se pide, desde el momento que comienza el programa, y hasta que acaba, es compromiso y esfuerzo. Consideramos que son pilares clave para poder llevar a los inscritos al nivel que desean alcanzar.

Q: ¿No genera este programa demasiada sobrecarga en los estudiantes?

En cierto sentido, sí. La carga de trabajo es algo que siempre intentamos cuidar, pero
inevitablemente se producen ciertos momentos durante el programa que requieren un esfuerzo extra. Éste programa es enteramente voluntario, y esperamos de los compañeros la entrega y compromiso suficientes como para poder superarlo. Muchas veces, el problema radica en la autoorganización del trabajo, lo que puede llevar a ciertos atrasos en las entregas, pero por norma general, tendemos a ser coherentes y razonables si no se cumplen las expectativas de forma puntual.

Q: ¿Qué ocurre si esas expectativas no se cumplen durante más tiempo?

Lo normal es que, bien el coordinador del programa, o alguno de los mentores, le den un toque de atención al estudiante que no está rindiendo como se espera. Me gustaría decir que, tras este aviso, la situación se normaliza, pero los resultados de la primera edición reflejan que, una vez un estudiante se atrasa, es improbable que vuelva a coger el ritmo. En estos casos, el programa continúa, y la presión de las tareas pendientes, y de los compañeros del equipo, suelen hacer que el estudiante abandone el programa.

Q: ¿No se considera un aspecto negativo el tener una tasa de abandono tan alta?

En términos generales, sí. Nos da una sensación muy mala tener una renuncia, pero es algo que tiene que pasar. El programa está pensado para formar a gente que realmente quiere ser formada. Está diseñado para que sólo aquellos que realmente quieren destacar puedan hacerlo. Y eso hace que, inevitablemente, aquellos que no disponen de tanto compromiso, sean filtrados.

Q: ¿Podrías explicar el por qué de esta mentalidad tan “elitista”?

Desde mi punto de vista, la asociación y las personas que conforman el programa dedican mucho tiempo, recursos y esfuerzo en planearlo, diseñarlo, y llevarlo a cabo. Sinceramente, creo que tanto esfuerzo debe ser correspondido. No es que queramos a los mejores, porque no creemos en la idea de “bueno se nace”, pero sí queremos a los más comprometidos, con nosotros y con ellos mismos. Queremos formar a aquellas personas que terminan por adoptar la filosofía de Core.

Q: ¿Filosofía?

Sí. En Core Dumped existe una filosofía del trabajo. Bueno, no sólo del trabajo. Diría del compromiso, por hacerlo más genérico. Se fundamenta en la idea de que cualquiera puede aprender, y llegar a destacar, y que lo único que hace falta es proponérselo, y esforzarse en llegar a cumplir los objetivos. Con el tiempo, surge esa idea de pertenencia a un proyecto más grande, que invita a seguir aprendiendo, y compartir lo aprendido. Creo firmemente que ésa es la base de ésta asociación, y que sin ella, no seríamos lo que somos.